Kérwá
Reporte

Percepción de sed e ingesta de líquido después del ejercicio en el calor

La sudoración durante el ejercicio en el calor puede producir una deshidratación importante que debe reponerse mediante la ingesta de líquido. Este estudio experimental evalúa la afirmación de que la ingesta voluntaria de agua, que supuestamente ocurre como respuesta a la sed, es suficiente para rep...

Descripción completa

Autor Principal: Aragón Vargas, Luis Fernando
Otros Autores: Capitán Jiménez, Catalina
Formato: Reporte
Lenguaje: spa
Publicado: 2016
Materias:
Sed
Acceso en línea: http://hdl.handle.net/10669/28877
Sumario:
La sudoración durante el ejercicio en el calor puede producir una deshidratación importante que debe reponerse mediante la ingesta de líquido. Este estudio experimental evalúa la afirmación de que la ingesta voluntaria de agua, que supuestamente ocurre como respuesta a la sed, es suficiente para reponer el líquido perdido. 14 participantes realizaron ejercicio en dos ocasiones en un cuarto de clima controlado programado para calor seco (tbs = 33.8C, HR = 53%) y calor húmedo (tbs = 32.1C y HR = 67%) (WBGT ≈ 28.5°C) sin ingerir líquido, intentando alcanzar una deshidratación equivalente a 4%MC. Posteriormente ingirieron agua ad libitum durante 90 minutos. Se midió la percepción de sed con dos escalas, así como la percepción de calor, de llenura y de cólico, durante el ejercicio y durante la rehidratación. Se midió además la ingesta voluntaria de agua. La comparación entre condiciones ambientales no mostró diferencia en las variables de referencia, con la excepción de la temperatura de bulbo seco y la humedad relativa, conforme al diseño del estudio. La percepción de calor fue mayor para el calor seco (5.3 ± 0.2 u.a.) que para el calor húmedo (4.7 ± 0.2 u.a., p = 0.006). La sed al final del ejercicio (85.8 ± 19.4mm) no mostró una correlación significativa con la deshidratación real (3.82 ± 0.18%MC) (r = -0.14, p = 0.48) ni con la ingesta voluntaria de agua (1843 ± 587 mL) (r = -0.04, p = 0.85). Tampoco hubo correlación entre la pérdida real de líquido (2766 ±700 mL) y la ingesta voluntaria de agua (r = 0.16, p = 0.42). Los resultados de este estudio no respaldan la teoría de que la ingesta voluntaria de agua es adecuada para reponer las pérdidas por sudoración después del ejercicio.