Portal de Revistas UNED
Artículo

How organisms reach and colonize bromeliads: a field experimental test of two of Picado’s hypotheses, and the effect of tree age and cardinal distribution on bromeliads in Cartago, Costa Rica

Existen numerosos estudios sobre la biodiversidad dentro de los tanquesde agua de las bromelias. Sin embargo, poco se sabe sobre cómo lleganlos organismos hasta los tanques de agua ubicados en las partes altasdel bosque. El efecto de la edad de los árboles y la distribución cardinalde las bromelias...

Descripción completa

Autor Principal: Gename, Kyle
Otros Autores: Monge-Nájera, Julián,
Formato: Artículo
Lenguaje: spa
Publicado: Universidad Estatal a Distancia 2012
Acceso en línea: http://investiga.uned.ac.cr/revistas/index.php/cuadernos/article/view/6
Sumario:
Existen numerosos estudios sobre la biodiversidad dentro de los tanquesde agua de las bromelias. Sin embargo, poco se sabe sobre cómo lleganlos organismos hasta los tanques de agua ubicados en las partes altasdel bosque. El efecto de la edad de los árboles y la distribución cardinalde las bromelias en el dosel son aspectos mejor conocidos, pero casi nohay datos para las especies centroamericanas, por lo tanto, estudiamosla ecología de las bromelias en Pejibaye de Jiménez, Costa Rica. Parano destruir bromelias naturales, fabricamos 150 bromelias artificialescon vasos de plástico para poner a prueba las hipótesis de Picadosobre la colonización de los tanques bromelícolas mediante lluvia yresiduos que caen de las ramas. Colocamos las bromelias artificiales enel bosque en febrero 2012 y siete semanas después recolectamos losmacroinvertebrados que las habitaban. También medimos bromeliasy diámetros de los árboles en 100 individuos de Gliricidia sepium ycontamos las bromelias en los cuatro puntos cardinales del dosel en60 árboles. En concordancia con las hipótesis de Picado, las bromeliasque no recibieron lluvia tuvieron 2,9 veces menos invertebrados queel tratamiento control, y las bromelias que no recibieron residuosregistraron 3,4 veces menos invertebrados que el control. Los árboles másgrandes tienen más bromelias y éstas son más grandes, posiblementedebido a que son árboles más viejos, con mayor complejidad estructural.El número medio de bromelias fue menor en el lado oeste de las copas,justo la parte que recibe menos luz solar. Estos resultados no sóloevalúan las hipótesis de Picado en el centenario de su publicación, sinoque también son potencialmente útiles para la conservación de lasbromelias y de los complejos microecosistemas que hospedan.ABSTRACTNumerous studies have been conducted on the biodiversity of organismsthat inhabit bromeliad water tanks. However, little is known about howorganisms reach these tanks (also called “phytotelmata”). Two otheraspects of bromeliad ecology, the effect of tree age and the cardinaldistribution of bromeliads in canopies are slightly better known, butstill little research has been done on these subjects for Central Americanbromeliads. To improve understanding of these subjects, we studiedbromeliad ecology in Pejibaye de Jiménez, Cartago, Costa Rica. To avoiddestroying natural phytotelmata, we built 150 artificial bromeliadswith plastic cups to test Picado’s hypotheses that phytotelmata arecolonized via rain and debris. We set them in the field in February 2012and collected macroinvertebrates from them after seven weeks. We alsomeasured bromeliad leaf length and trunk diameters in 100 Gliricidiasepium trees and counted bromeliads in the four cardinal directionsof 60 trees. In agreement with Picado’s hypotheses, the bromeliadsthat did not receive rainwater had 2,9 times less invertebrates thanthe control, and the bromeliads that did not receive debris had 3,4times less invertebrates than the control. Larger trees had more andlarger bromeliads growing on them, possibly because they were olderand had more structural complexity. Mean number of bromeliads waslower in the west side of canopies, the side that receives less sunlight.These findings not only address Picado’s hypotheses in the centenaryof their publication, but also are potentially useful for conservation ofbromeliads and the complex microecosystems that they house.